Culpables de querer #uncoleparaRuben

ruben21

Ha sido publicar esta entrada y enterarme de que la fiscalía ha retirado la acusación y el juez ha anunciado sentencia absolutoria para Lucía y Alejandro. ¡Enhorabuena!
Pero a pesar de ello, Alejandro y Lucía, os siguo considerando culpables de todo lo que se os “acusa” en esta entrada.

Hoy es un día especial para la inclusión. Lucía y Alejandro, dos padres que creen tan firmemente en ella que se han negado a aceptar las medidas segregadoras y excluyentes que les quisieron imponer para su hijo Rubén, se enfrentan a un juicio denunciados por “abandono familiar”.
Es curioso, cruel, vergonzoso (el listado de adjetivos (des)calificativos es interminable) que el mismo sistema que aplica las leyes para denunciarles sea también quien se salte aquellas que está obligados a cumplir. Un sistema, por cierto, público y al servicio de todos.
Porque Lucía y Alejandro han dejado de escolarizar en el sistema educativo “legal” a su hijo porque previamente ese sistema no ha cumplido con aquello a lo que la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad le obliga, que no es otra cosa que la de asegurar un sistema de educación inclusivo a todos los niveles así como la enseñanza a lo largo de toda la vida. Sigue leyendo

Nuestra solidaridad y apoyo a través de #uncoleparaRuben

art21Denunciados por “abandono familiar”, mañana se enfrentan a un juicio en el que se les solicita pagar una multa de 4.800 €. Una cantidad que han tenido que abonar por adelantado en concepto de fianza. Dicen que la denuncia de abandono es por negarse a que su hijo Rubén sea escolarizado en un centro de educación especial. Pero lo que realmente están haciendo es reivindicar el derecho de Rubén, y de cualquier persona, a la educación inclusiva, “sin discriminación y sobre la base de la igualdad de oportunidades”. Así lo establece el Artículo 24 de la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad.

(Podéis leer el Artículo 24 de la Convención completo pinchado AQUÍ)

Sigue leyendo

¿Derechos o delitos?¿Paradoja o vergüenza?

ruben-alejandro-calleja-lucia-lomaRubén Calleja (el joven con síndrome de Down que hace cinco años fue excluido del sistema educativo ordinario por decisión de las autoridades educativas) y sus padres, Alejandro y Lucía, vuelven a estar, tristemente, de actualidad: están a las puertas de ser juzgados por “un delito de abandono familiar”.
Menuda paradoja: lo que muchos consideramos un ejemplo de lucha por la dignidad y la defensa del derecho a una educación inclusiva para su hijo, para otros constituye un delito de dejación.
¿Derechos o delitos?¿Paradoja o vergüenza? Sigue leyendo

150.000 firmas por el derecho a la educación inclusiva

rubenSeguro que Rubén y sus padres, Alejandro y Lucía, preferirían ser una familia más, volcada en la educación de su hijo y disfrutando de las cosas con las que una familia puede disfrutar.
Sin embargo, llevan cuatro largos años siendo protagonistas “involuntarios” de una historia que hoy vivirá un nuevo episodio cuando hagan entrega de las más de 150.000 firmas recogidas en Change.org a través de la campaña “Un cole para Rubén” para reclamar el derecho a la educación inclusiva.
Es triste que haya que regocijarse por contar con semejante apoyo. Porque no debería hacer falta ninguna de esas firmas para exigir ningún derecho (de hecho no habría que exigirlo sino, sencillamente, cumplirlo). Aunque, por otro lado, ojalá semejante número de apoyos ayude a esta familia a sentir el aliento y la solidaridad de tanta gente.
Serán entregadas en la Consejería de Educación de Castilla y León, la misma que decidió que Rubén, que tiene síndrome de Down y hasta entonces estaba siendo escolarizado en un centro ordinario, debía ser enviado a un centro de educación especial.
La misma que le ha negado la posibilidad de estar rodeado de sus compañeros, de recibir los apoyos necesarios para poder seguir avanzando junto al resto y que, como crudamente concluyen sus padres, lo que están haciendo es apartar a Rubén de la sociedad”.
La misma que les está negando y está conculcando, sistemáticamente, un derecho reconocido. Sigue leyendo

Negando derechos perdemos todos

EducaciónCPD¿Os acordáis de Rubén Calleja? Hace apenas seis meses fue el protagonista de una exitosa campaña de recogida de firmas (se recogieron casi 150 mil) en la que se pedía su escolarización en un centro normalizado. Y es que, a sus quince años, y tras una escolarización normal, los últimos tres los ha pasado en casa porque sus padres se niegan a enviarlo a un centro de educación especial, algo a lo que les obliga la Consejería de Educación de Castilla y León.
Pues bien, su situación cuenta con un nuevo episodio ya que hace apenas dos semanas que el Tribunal Constitucional ha desestimado el recurso de amparo presentado por el padre en demanda de una educación inclusiva. Es el segundo caso de estas características que se produce en poco tiempo ya que en febrero se produjo una sentencia similar, en aquel caso desestimando la demanda de los padres de un niño con autismo.
Pero con este tipo de sentencias, lejos de ganar nadie, perdemos todos. Y mucho. Sigue leyendo

Apoya la campaña “Un cole para Rubén”, apoya la inclusión

ruben¿No resulta paradójico que quien está defendiendo un derecho pueda estar cometiendo un delito? Esto es lo que aparentemente les está sucediendo a Alejandro y Lucía, los padres de Rubén, un joven con síndrome de Down, que han sido imputados por la fiscalía de León por “un delito de abandono familiar”. Y todo porque desde que la delegación provincial de Educación de León decidió el traslado obligatorio de Rubén a un centro público especial para alumnos con discapacidad, negándole la posibilidad de continuar en el colegio público al que asistía, no envían a su hijo a la escuela y lo están educando en casa.
Precisamente para conseguir que Rubén pueda volver a ser escolarizado en un centro ordinario, que es el deseo de los padres, han comenzado, a través de la plataforma change.org, una campaña de recogida de firmas que han llamado Un cole para Rubén, campaña para la que os pedimos vuestro apoyo. Simplemente solicitan a la Consejería de Educación de Castilla y León “una plaza para Rubén en un colegio ordinario para el próximo curso.” Sigue leyendo