Judith Scott: la vida en dos colores

La intensa vida de Judith Scott se puede resumir en dos colores: el negro y el blanco.
El primero, el negro, corresponde a los 36 años que vivió en el más absoluto aislamiento.
El blanco queda reflejado en el reconocimiento, a su muerte en marzo de 2005, como una de las principales representante del arte Outsider o Arte marginal, un arte creado fuera de los límites de la cultura oficial, realizado por artistas autodidactas y que desarrollan su labor creativa sin contacto alguno con las instituciones artísticas establecidas y haciendo uso frecuentemente de materiales y técnicas inéditos, sin ninguna pretensión de obtener reconocimiento alguno ni ganar dinero ni complacer a nadie. Sigue leyendo