Humor y disCAPACIDAD, una pareja saludable…¡e inclusiva!

Hasta lo 6 años de edad, reímos 300 veces al día.
Según crecemos, bajamos a 100 veces.
Hay personas que no llegan ni a 14 al día.
¿Y tú, cuánto te ríes tú?

Una de las categorías de DOWNberri que más visitas recibe es la de humor. Seguro que no es una casualidad. Todas las personas buscamos en el humor la manera de liberarnos de tensiones y de regular nuestras emociones. El humor, además de ser una forma de construir relaciones y de comunicarse, supone una auténtico ejercicio físico ya que, al reírnos, movemos más de 400 músculos (yo no los he contado, pero eso dicen los expertos).
Sin embargo, si mezclamos el humor con la discapacidad, el binomio que resulta no es aparentemente, nada natural. ¿Acaso no identificamos el humor con la alegría y la discapacidad con la tristeza?
Precisamente por eso es necesario recapacitar: ¿qué provoca esa aparente desavenencia?. Aunque es probable que haya varios motivos, posiblemente el origen está  en que la sociedad sigue percibiendo la capacidad sólo en clave de “dolor”, de “sufrimiento”… de limitación. Llegamos al extremo de limitar de tal forma a la persona con discapacidad que incluso les privamos decosas tan humanas como el humor y la risa. Y la consecuencia es que la sobreprotegemos de tal manera que ese exceso de protección termina por ser un impedimento y una barrera para su integración. Sigue leyendo