Sexualidad para ser

La tipografía es la letra Anna Beta, creada por Anna Vives, una joven con síndrome de Down. Puedes descargarla de su web “Sumant capacitats”

En un momento en que las personas con síndrome de Down están alcanzando cotas de autonomía personal importantes, hay un ámbito, íntimamente ligado a la misma, que todavía tiene un tratamiento complicado, hasta el punto de que a veces es “ignorado”. Nos referimos a la sexualidad, algo básico para el crecimiento y el desarrollo personal y para determinar la identidad humana. ¿Porqué entonces esta situación?
Como punto de partida para abordar el tema, puede ser interesante recurrir a alguna definición que nos ayude a entender de qué estamos hablando. Puede resultar adecuada la definición que la OMS da de la misma:

La sexualidad es aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vive y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales. La sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no obstante, no todas ellas se vivencian o se expresan siempre. La sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales.

Sigue leyendo