Disfunciones en el hipocampo provocarían las deficiencias en el aprendizaje y la memoria de personas con síndrome de Down

gpscerebralUna investigación desarrollada por un equipo de la Universidad de Bristol, en Inglaterra, sugieren que una disfunción en el hipocampo provocaría las deficiencias en el aprendizaje y la memoria de personas con síndrome de Down.
Dicha investigación ha sido publicada en un reciente artículo de la revista “Nature Neuroscience”. Según indica Matt Jones, de la Escuela de Fisiología y Farmacología de Universidad de Bristol y uno de los autores del estudio, investigaciones anteriores ya describen este tipo de anomalías pero en esta investigación han utilizado un modelo de ratón que “tiene un mayor parecido genético con el síndrome humano”
El estudio, que se ha realizado con ratones del modelo Tc1, ha demostrado que la sobreexpresión génica del cromosoma 21 interrumpe la función de los circuitos cerebrales que están implicados en el aprendizaje y la memoria.

El Hipocampo, nuestro GPSHipocampo
El hipocampo actúa como un eje central para el aprendizaje y la memoria, lo que nos permite integrar nuestra experiencia pasada con nuestro contexto actual.
Estas funciones se basan en las llamadas “células de lugar”, llamadas así porque tienen con la capacidad de activarse solamente cuando nos encontramos en un lugar determinado y cuyo descubrimiento por el profesor John O’Keefe, le valió el Premio Nobel 2014.
Su descubrimiento es crucial para entender cómo el cerebro procesa la información espacial, y de cómo eso se traduce en nuestro comportamiento.
De alguna forma podríamos decir que el hipocampo actúa como un GPS

En concreto, muestra que en el modelo de ratón del síndrome de Down la disfunción en las sinapsis del hipocampo se propaga alrededor de sus circuitos creando una inestabilidad en el procesamiento de información de las neuronas, así como deficiencias en el aprendizaje y la memoria.
El diagrama de las conexiones cerebrales está tan masivamente interconectado que necesitamos ser conscientes de que los cambios sutiles en una parte del cerebro pueden causar problemas en otros nodos del circuito”, explica el doctor Matt Jones.
Si esto se produce a lo largo de toda la vida, incluso pequeñas alteraciones del funcionamiento del hipocampo influyen en las capacidades intelectuales.
Otro de los autores de la investigación, Jonathan Witton, explica que “esta investigación destaca aún más la vulnerabilidad del hipocampo frente al aumento de la expresión génica del cromosoma 21.”
Los resultados de este tipo de investigaciones podrían ser utilizados para investigar futuras terapias que normalizan la función de las redes cerebrales alterados por la trisomía 21 y que podrían ser beneficiosas como parte de los futuros tratamientos del síndrome de Down

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s