Culpables de querer #uncoleparaRuben

ruben21

Ha sido publicar esta entrada y enterarme de que la fiscalía ha retirado la acusación y el juez ha anunciado sentencia absolutoria para Lucía y Alejandro. ¡Enhorabuena!
Pero a pesar de ello, Alejandro y Lucía, os siguo considerando culpables de todo lo que se os “acusa” en esta entrada.

Hoy es un día especial para la inclusión. Lucía y Alejandro, dos padres que creen tan firmemente en ella que se han negado a aceptar las medidas segregadoras y excluyentes que les quisieron imponer para su hijo Rubén, se enfrentan a un juicio denunciados por “abandono familiar”.
Es curioso, cruel, vergonzoso (el listado de adjetivos (des)calificativos es interminable) que el mismo sistema que aplica las leyes para denunciarles sea también quien se salte aquellas que está obligados a cumplir. Un sistema, por cierto, público y al servicio de todos.
Porque Lucía y Alejandro han dejado de escolarizar en el sistema educativo “legal” a su hijo porque previamente ese sistema no ha cumplido con aquello a lo que la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad le obliga, que no es otra cosa que la de asegurar un sistema de educación inclusivo a todos los niveles así como la enseñanza a lo largo de toda la vida.
Confieso que tengo una manifiesta discapacidad a la hora de entender muchas de los entresijos que las leyes establecen. La terminología legal me resulta farragosa. Pero creo que eso no me impide como ciudadano y, en este caso, también como padre, echar mano del sentido común puede emitir mi “sentencia” en un caso como este.
Si por mí fuera, haciendo de juez y padre, a Lucía y Alejandro los consideraría:

  • Culpables de hacer apología de la inclusión y creer que el mejor futuro para su hijo pasa por escolarizarse en un centro ordinario.
  • Culpables de contaminar la sociedad de diversidad, poniendo en valor las diferencias que cada cual tenemos y que enriquecen al colectivo que las acepta.
  • Culpables de desobediencia y de haber elegido el camino más difícil pero que Alejandro y Lucía consideran el más apropiado para su hijo. ¿No hubiera sido más sencillo acatar las decisiones que quienes pretendían excluir a su hijo Rubén?
  • Culpables de poner en evidencia las carencias de un sistema educativo que, por momentos, llega a ser segregador y excluyente. Recuerdo a un amigo común, Nacho Calderón, denunciando que algo serio falla en el sistema educativo (y no son los educandos) cuando lo excepcional es que el alumnado con dificultades en el aprendizaje se queda en el camino.
  • Culpables de ser valientes para hacer frente a los obstáculos con los que se han ido encontrando, incluidas las denuncias como las que les han llevado a este juicio
  • Culpables de remover nuestra conciencia y hacernos ver que aunque los derechos no son favores sino que están para cumplirlos o respetarlos, a veces es necesario luchar por ellos.
  • Culpables de hacer aflorar la solidaridad de muchas personas que han apoyado con su presencia, sus firmas o con los mensajes de ánimo a través de las redes sociales.
  • Culpables de exigir justicia, aunque ésta se vuelva por momentos en vuestra contra.
  • Culpables de destapar la mentira de quienes firman y “apoyan” Convenios y leyes que luego no se cumplen.
  • Inocentes de “abandono familiar”. Porque seguro que en estos cinco años Lucía y Alejandro han buscado alternativas, han multiplicado sus preocupaciones buscando recursos, han hecho esfuerzos de todo tipo, incluidos económicos, para que Rubén haya seguido formándose como persona

Podría seguir, pero sólo voy a añadir la que quizá por más simple, es también la más grave. Lucía y Alejandro son culpables de haber actuado como padres coherentes y responsables, que en todo momento han luchado por lo que consideran que es lo mejor para su hijo que no es otra cosa que tener #uncoleparaRubén.
He comenzado diciendo que hoy era un día especial. Iba a haber escrito triste. Y lo es. Pero como se suele decir en estos casos, esta es una batalla dentro de una guerra que terminaremos ganando. Porque la inclusión, la diversidad, el respeto o la justicia sirven para mejorar nuestra sociedad. Aunque todo ello nos va a exigir, siguiendo el ejemplo de Rubén, Lucía y Alejandro, seguir peleando, reivindicando y luchando.

Un pensamiento en “Culpables de querer #uncoleparaRuben

  1. Yo los entiendo porque mi hijo tiene autismo asociado a discapacidad intelectual de grave a severa y es muy difícil que los acepten en la escuela vivimos en Guadalajara Jalisco ,antes de tener un diagnostico preciso sufrio maltrato de parte de su maestro de preescolar,esto en un CAM se lo dije ala directora y me dijo que las puertas estaban muy abiertas si me lo quería llevar esto me hizo sentir tan impotente ya que solo quería un buen trato para mi hijo y su educación escolar,esto afecto bastante la conducta de mi hijo y sobre todo le teme a las escuelas aprovechan la confusión que suele darse cuando estamos pasando por el duelo. Los felicito y sigan luchando además les admiro Dios los protege pues tienen ese Bello angel!!

    Me gusta

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s