Orgullo azul y amarillo. Orgullo Down!

AzulAmarillo

Empire-State-Building-235x354Si fuera posible poner color al orgullo, hoy no dudaría en teñirlo de azul y el amarillo. Sé que el síndrome de Down está salpicado de muchos colores, pero estos son los “colores corporativos”. Dos colores que simbólicamente han inundado las redes sociales, han sobrevolado los cielos con aviones de papel o han servido para, ni más ni menos, iluminar el emblemático Empire State Building de New York.
Y todo por la celebración del Día Mundial del síndrome de Down. Una fecha que provoca una avalancha de sentimientos de toda clase. Todos muy intensos. Pero si entre todos ellos tuviera que elegir el que en mi caso resulta dominante, y que se repite cada año en esta fecha, tampoco lo dudaría. Es la sensación de orgullo. Orgullo azul y amarillo. Orgullo Down!

  • Orgullo de ser una comunidad que crece en todo el mundo,.Porque no sólo no entiende de barreras de ningún tipo, sino que las supera y da muestras de cómo vencerlas: perseverancia, esfuerzo, ilusión y, sobre todo, respeto. ¡Mucho respeto!
  • Orgullo por la gente positiva, optimista, creativo (no hay más que ver la variedad de eventos, videos, lemas, fotos… que se han generado estos días) y, por supuesto, muy orgullosa. Toda una demostración de que no sólo no hay nada que esconder sino que tenemos mucho que enseñar y compartir.
  • Orgullo porque, superando los prejuicios históricos que lo matuvieron aislado, escondido y despreciado, ahora reclama hacerse visible y, huyendo de la lástima o la compasión, pone en valor sus capacidades en igualdad con el resto de personas
  • Orgullo al evidenciar que, aunque lo único que padecen y hace sufrir a las personas con síndrome de Down son la incomprensión o los prejuicios de quienes les rodean, son capaces de sacar lo mejor de sí mismos para ir haciendosu camino en la vida.
  • Orgullo al comprobar que algo estamos haciendo bien cuando se evidencia que cada vez estamos trabajando menos para las personas con síndrome de Down porque ahora, en la medida que cada asumen un mayor protagonismo, estamos haciéndolo con y junto a ellos.
  • Orgullo porque aprendemos que nadie es más que nadie. Y tampoco menos.
  • Orgullo de lo mucho que recibimos, por encima incluso de lo que damos. Porque tenemos personas que hacen de la vida y de su esfuerzo por disfrutarla un ejemplo de ilusión y generosidad que no se paga con todo el dinero del mundo
  • Orgullo, así de claro, de nuestro más maravilloso tesoro que no es otro que esas personas que, en sus defectos y virtudes, convierten su carga genética extra en una fuente de ilusión, de afán de superación y una forma disfrutar de sus logros, por pequeños que éstos sean, que nos recuerdan a quienes les rodeamos que muchas veces la felicidad está mucho más cerca de lo que pensamos. ¡Y ellos nos guían hacia ella!

Orgullo de poder seguir poniendo tantas cosas más… Pero, aquí lo dejo en mi orgullo de padre, mi orgullo de amigo… en mi orgullo Down!

Una postdata un poco larga a cuenta de este reflexión. Va para mis amigos de Down España cuyos eventos han sido, me consta, un éxito. Lo ideal hubiera sido felicitaros también porque el vídeo de la campaña “La vida no va de cromosomas” hubiera llegado al millón de visualizaciones que os habíais propuesto. Lo ideal y lo fácil. No se ha llegado a esa cifra… pero, aun y todo, ¡os felicito!.
Porque demuestra que el reto era muy complicado. Personalmente, cuando lo leí, lo primero que pensé es que alguien en Down España estaba lo suficientemente loco como para proponer semejante desafío. Pero al poco pensé que ese alguien, más que estar loco, tenía el enorme mérito de, sabiendo la dificultad, proponérselo e invitarnos a intentarlo e ilusionarnos. Y seguro que gracias a eso, el vídeo se ha visto en muchas casas y lugares a los que, tal vez, no hubiera llegado sin ese propósito (de momento no alcanzado…)
Pero llegará. Y será una “victoria” muy Down. Porque sabéis que la parsimonia (cuántos kilos de paciencia gasta) y la tenacidad (hay quien lo llama cabezonería) son dos rasgos muy, permitirme la expresión, “Down”. Apliquemoslas. Quizá pretender todas esas visualizaciones en apenas diez días es hacer las cosas demasiado rápido. Vamos a ir a un “ritmo Down”, más lentos, más tranquilos pero sin parar, con tozudez, que diría Fulanito, o tesón, según Menganito.
Y seguro que quizá un poco más tarde, pero llegaremos. Y superaremos esa cifra. Y entonces será el momento de volver a ser muy “Down” y valorar ese logro como si fuera lo más grande que nos ha pasado en esta vida. Y superada la prueba, pasaremos a buscar rizar el rizo con otro paso más. ¡Es lo que tiene el orgullo Down!

Un pensamiento en “Orgullo azul y amarillo. Orgullo Down!

  1. Es asombroso el poder de convocatoria que tuvo la celebración del día mundial del Síndrome de Down epor sociedades incluyentes.n todo el mundo, Felicidades se lo merecen por luchar

    Me gusta

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s