La normalidad de lo subnormal

hdpProbablemente la cercanía marzo, mes emblemático para el síndrome de Down, me lleva a escribir esta entrada que surge en torno a una nueva polémica por el uso del término subnormal.
Javier Nart, periodista y tertuliano, utilizó en un programa televisivo el término subnormal para referirse a niños con síndrome de Down. Lo hizo, según el, desde el conocimiento y la cercanía familiar. Sin embargo, lo más sorprendente fue la vehemente, y hasta violenta, defensa que de ese uso realizó cuando el moderador aclaró que era más apropiado hablar de niños con síndrome de Down o con discapacidad. Defensa que incluía el típico alegato a la libertad de cada cual para expresarse en los términos que quiera olvidándose de que hay un límite a esa libertad que es el respeto.
Utilicemos el argumento que utilicemos (libertad de expresión, definición académica o lo que queramos) no creo que nadie dude que, primero, subnormal es un término que tiene una connotación peyorativa y, segundo, que hay muchos términos apropiados y respetuosos para sustituirla.
Pero, y por eso la reflexión, subnormal es una palabra de uso cotidiano y habitual. Es una palabra “normal” en nuestro lenguaje diario. Que levante la mano quien no la haya oído y/o utilizado. O quien cuando lo haya hecho, no haya sido con un uso despectivo. Humm!… pocas manos se ven.

DISABLE_THE_LABEL-R-word_HurtsRosa´s Law (Ley de Rosa)
Rosa Marcellino es una niña con síndrome de Down. Cuando fue escolarizada, en los informes la calificaron de “retrasada mental”. Esto no gustó a la familia que comenzó una campaña de recogida de firmas para eliminar el uso de la palabra. Era el año 2004.
Pronto tuvieron numerosos apoyos, como el de Special Olympics, que en 2008, lanzó la página web www.R-word.org para luchar contra el uso indebido de la palabra “retarded”, a la que sustituyeron econ el eufemismo “r word”.
Pero, además, originó la presentación de la ley que lleva su nombre (“Rosa´s Law” o Ley de Rosa) que fue aprobada por unanimidad en el Senado y en el Congreso de los Estados Unidos en el año 2010.
Dicha ley elimina el término “retraso mental” en las leyes federales relativas al ámbito educativo, laborales y de salud, reemplazándolo con “discapacidad intelectual”. Y, lo más importante, el objetivo de la ley es respetar el valor y la dignidad  de las personas con discapacidad intelectual

Originariamente, y así lo recoge el diccionario, sirvió para calificar a una “persona con una capacidad intelectual notablemente inferior”. Pero ahora llamamos subnormal a una persona cuando crea una situación molesta o irritante, hace algo absurdo o sin mucho sentido, cuando muestra insensibilidad, enfado o contrariedad, cuando… Bueno, en otras muchas situaciones en las que poco o nada tienen que ver las facultades intelectuales, normales o no, de quien las realiza.
Por ejemplo, hace bien poco fui testigo de cómo una chica llamaba a grito pelado a su amiga en la calle. Esta, sencillamente, no la había oído. Podía haberle dicho si estaba sorda o si iba despistada, pero no, le llamó subnormal. ¿Un problema de capacidad intelectual o sensorial? ¡Que va! Sencillamente una cuestión espacial, la distancia desde la que le había gritado, había convertido a la amiga en subnormal.
Sin embargo, lo realmente lo preocupante es lo que tras estas situaciones y polémicas se esconde: toda una declaración de intenciones. Porque malo es el uso indebido e irrespetuoso. Incluso su vehemente defensa. Pero, lo peor, es que todavía actuamos como si una persona que tenga una discapacidad estuviera por ello un escalón por debajo de las demás, que lo que es una condición sirva para etiquetarlas, que las consideremos como si no tuvieran la misma dignidad que las demás y que obviemos que, aunque son simplemente distintas en algunas cosas, somos mucho más parecidos que diferentes.
Ese es el trabajo que queda. Mucha tarea pendiente. A ver si ahora que llega marzo, seguimos y conseguimos ir cambiando estas situaciones.

Si alguien tiene un especial interés en ver la intervención del señor Nart (que no hemos estimado oportuno incluirlo en la entrada) lo puede hacer en el siguiente enlace: Llama subnormales a niños con síndrome de Down

2 pensamientos en “La normalidad de lo subnormal

  1. Hace mucho tiempo que no entro en esta sección y hoy me he animado, me parece indignante la intervención de Javier Nart, ¡claro que se oye en la calle a los preadolescentes decir “subnormal”, pero con un estilo … de preadolescente.!, y está bién corregirles
    Pero un señor tan educado y preparado suena mil veces peor, por tener más educación que él ,se me queda en la punta de la lengua algo que yo le iba a soltar, mis queridos DOWN, pero me callo por educación. ¡AUPA DOWN!

    Me gusta

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s