Soy como tú, una reivindicación constante

2014_CartelLa verdad es que nuestra asociación no es muy prolífica publicando carteles (excepto para convocatorias de eventos, petición de voluntarios…) en el ámbito reivindicativo.
Pero esa carencia se ve compensada por la constancia: siempre hemos reivindicado el “Soy como tú”. De hecho, os presentamos el nuevo cartel que acabamos de editar con esa reivindicación permanente desde el primero (del 2008) y que se repitió en el segundo (del 2011). Un cartel en el que Marta nos muestra esa sonrisa esperanzada y soñadora de quien piensa que eso es verdad.
¿Porqué esa obstinación? Tan sencillo como que todavía es un asunto pendiente de cumplir.
Hay quien nos puede decir si no caemos en la contradicción de exigir esa igualdad cuando luego ponemos en valor la diversidad de las personas con síndrome de Down. Y sin embargo, no existe tal objeción.
La respuesta a esa duda la podemos encontrar en una sencilla reflexión que cada cual puede hacer. ¿Acaso no reclamamos nuestra igualdad en ciertos aspectos de la vida sin renunciar a nuestras particularidades? Queremos ser iguales pero reclamando nuestras diferencias.
Reclamamos la igualdad en el ámbito de los derechos; también consideramos que todos tenemos nuestro proyecto de vida y nuestros sueños y exigimos que se respeten y se nos ayude a sacarlos adelante; queremos trabajar, disfrutar de los amigos, decidir sobre lo que nos concierne, participar como uno más… igual que los demás.
Entonces, si eso vale para todas las personas… ¿por qué no lo respetamos si tienen síndrome de Down? ¿Alguien piensa que son “menos” personas?¿Alguien piensa en ellos como ciudadanos de segunda?¿Alguien piensa que, desde esta perspectiva de la igualdad y los derechos, no son como los demás? Quiero suponer que nadie. Pero la realidad es que se les trata como así fuera. Y por eso tenemos que reincidir, alto y claro, en esa reivindicación: ¡Soy como tú!
Porque, además, si realmente todos somos(fuéramos) iguales, veremos(veríamos) respetada nuestra dignidad y nuestras particularidades. Si todos somos (fuéramos) igual de respetados, aceptamos (aceptaríamos) esas diferencias y, posiblemente, las consideremos enriquecedoras.
Así que, mientras sea necesario seguiremos diciendo que ¡soy como tú!… Tan igual que hasta tengo mis diferencias.

Cartel Down Araba - Isabel Orbe ( 2011)Cartel Down Araba - Isabel Orbe ( 2008)

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s