Investigaciones conjuntas sobre Alzhéimer y síndrome de Down

alzheimer-y-pc3a9rdida-de-memoria¿Es la enfermedad de Alzheimer una forma adquirida del síndrome de Down? Esta es la cuestión que la revista Investigación y Ciencia trata en un artículo publicado en su número del mes de julio.
Dicho artículo, titulado Alzheimer y síndrome de Down, dos caras de la misma moneda, explica cómo desde que el neurobiólogo Huntington Potter planteó la cuestión por primera vez, en 1991, cada vez van siendo más los estudios encaminados a investigar sobre esta hipótesis y cuyos resultados la avalan, al menos en ciertos aspectos.
Cuando hace veinticinco años Potter comenzó a investigar sobre el Alzheimer, se fijó que la mayoría de las personas con síndrome de Down que estaban en torno a los cuarenta años tienen una gran cantidad de un péptido codificado por un gen del cromosoma 21. Este péptido es el amiloide beta, componente de las placas que “enmarañan las neuronas y que constituye el rasgo distintivo del Alzheimer”. Por ello sugirió que si algunas personas con síndrome de Down sufren Alzheimer a causa del cromosoma 21 de más, las personas sanas podrían contraerla por idéntico motivo.
Aunque inicialmente la comunidad científica se mostró escéptica, en los últimos años son varios los estudios que han demostrado que los pacientes con Alzheimer poseen un número desproporcionado de células similares a las del síndrome de Down.
“Lo que especulamos en los años noventa y se está empezando a comprobar es que los enfermos de Alzheimer comienzan a sufrir errores moleculares y engendran células con tres copias del cromosoma 21” explica Potter, que reciente ha sido nombrado director de investigación de la enfermedad de Alzheimer en la facultad de medicina de la Universidad de Colorado, con el fin expreso de estudiar esta neuropatía bajo el prisma del síndrome de Down.
El artículo pone como ejemplo un estudio ruso de 2009 que comprobó que “hasta el 15 por ciento de las neuronas de los afectados por el Alzheimer contiene una copia supernumeraria del cromosoma 21″.
Otros estudios “han demostrado que presentan entre 1,5 y dos veces más células cutáneas y sanguíneas portadoras de esa copia que los individuos de control sanos.”
La consecuencia de todo ello es el “vivo interés por estudiar conjuntamente el Alzheimer y el síndrome de Down” tal y como hace poco declaró, ante un subcomité del Senado, el director de la red de Institutos Nacionales de Salud de EEUU, Francis Collins. O que, por ejemplo, desde el año 2013 la Asociación de Alzheimer de EEUU y el Instituto Linda Crnic del síndrome de Down trabajan conjuntamente en la financiación e investigación sobre este vínculo.
Una vez más es importante destacar que todavía se trata de hipótesis de trabajo pero que puede ayudar a avanzar más rápido en el conocimiento de ambas anomalías. Por ejemplo, Dean Hartley, director de iniciativas científicas de la Asociación de Alzheimer aclara que “es precipitado concluir que esta demencia constituya una variante del síndrome de Down. Pero necesitamos nuevas ideas como esta para entender mejor los mecanismos ocultos de la enfermedad”.
El tiempo y los estudios dirán que hay de cierto en todo esto pero nos alegramos si sirve para avanzar en la investigación y mejorar la salud y la calidad de vida de ambos colectivos de personas.

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s