La inmoralidad de no abortar con síndrome de Down

Dawk“Aborte e inténtelo de nuevo. Si puede elegir, sería inmoral traerlo al mundo”. Este es el tweet con el que Richard Dawkins contestaba a una cuestión que le plantearon ante el dilema moral de qué hacer si esperase un hijo con síndrome de Down.
Dawkins es un científico británico de renombre en el campo de la biología evolutiva y la etología. Ha escrito libros como “El gen egoísta” o “El espejismo de Dios”. Ha sido editor de revistas científicas, ha elaborado documentales para la BBC y ha recibido muchos reconocimientos a lo largo de su vida…
Tal vez todo ello ha hecho que este breve tweet haya desatado una auténtica tormenta en las redes sociales, tanto entre sus defensores como entre sus detractores.
El propio Dawkins se ha visto sorprendido y ha escrito una entrada en su blog en al que pide disculpas y explica su postura de manera más amplia.
En la misma explica que el defiende la elección de poder abortar en esas circunstancias y que lamenta que “mi fraseología pueda haber sido sin tacto y haya dado lugar a una mala interpretación”.
En esta entrada, Dawkins escribe sobre el síndrome de Down y, entre otras cuestiones habla de cómo “la esperanza de vida se reduce, y los que sobreviven hasta la edad adulta a menudo necesitan cuidados especiales como si fueran niños. O que si la moral se basa en un deseo de aumentar la felicidad y reducir el sufrimiento, “ la decisión de dar deliberadamente a luz a un bebé con síndrome de Down, cuando se tiene la opción de abortar en el embarazo, en realidad podría ser inmoral desde el punto de vista del propio bienestar del niño.
Y es leyendo esto cuando nos podríamos plantear dónde está el problema: si en las personas con síndrome de Down o en los prejuicios sobre el síndrome de Down. Porque si lo que lleva a pensar que es mejor abortarlos son estereotipos existentes sobre el síndrome de Down (corta esperanza de vida, eternos niños, felicidad frente a sufrimiento), estereotipos que se están demostrando día a día que no son ciertos… ¿no sería eso lo realmente inmoral?
Dicho de forma escueta, la inmoralidad está en utilizar los estereotipos erróneos sobre una condición (el síndrome de Down) para estigmatizar, incluso condenar, a las personas con síndrome de Down (la persona): ¡la condición contra la persona!
Frente a esas etiquetas, quienes conocemos a las personas con síndrome de Down sabemos que pueden y de hecho tienen una vida plena y feliz además de realizar una valiosa contribución a nuestra sociedad.
En este momento la discusión, o parte de ella, parece estar en recuperar la reputación del señor Dawkins. Pero para mí lo preocupante es que si alguna “reputación” ha salido injusta e inmoralmente dañada es la de las personas con síndrome de Down.

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s