Cuando la sexualidad supera la discapacidad

ScanLa pasada semana tuvimos un taller muy especial en la sede de la asociación. Fue especial por dos motivos. El primero, porque hablamos sobre un tema, la sexualidad,  que todavía tiene un tratamiento complejo cuando se refiere a las personas con síndrome de Down. El segundo, y quizá más significativo, porque nos reunimos padres e hijos para tratar el tema.
La oportunidad para celebrar la reunión nos la dieron la Escuela de Familias de Fundación Mapfre y Down España, en el que ya han participado casi 3.000 personas. Contamos con la excelente exposición de todo un profesional en la materia como es Albert Costa, psicólogo y coordinador de un equipo de insertores laborales de personas con riesgo de exclusión social
Decimos excelente porque Albert nos planteó un taller muy bien estructurado, abierto a las inquietudes y a las cuestiones de cuantos participamos y, especialmente destacable, muy claro en su exposición y en sus respuestas.
A lo largo del mismo nos habló de cuestiones como el significado de la afectividad y la sexualidad en la vida de una persona, de la sexualidad saludable, de la importancia de la comunicación y la información. También habló de cómo enfocar la educación sexual a lo largo de las distintas edades y de cuestiones tan relacionadas como la salud, los cuidados específicos, la masturbación, la menstruación, la natalidad…
En su exposición Albert no sólo se limitó a describir cada uno de esos aspectos, sino que desmontó mitos y prejucios, propició pautas de actuación para enfocarlas y respondió a cuantas preguntas se le plantearon.
Aunque lo que dio de sí el taller no se puede resumir en esta entrada, hubo dos ideas que quedaron muy claras: por un lado, como para cualquier persona, la afectividad y la sexualidad inciden en la vida de una persona con síndrome de Down desde que nace y a lo largo de toda su vida y de una manera muy similar a como lo hace en toda la población; por otro, que la educación en este ámbito es imprescindible nos sólo por lo que influye en la salud, en el conocimiento o en la prevención de  abusos sexuales sino, especialmente, por lo que supone para el pleno desarrollo personal y de la autonomía de cualquier individuo.
Podemos aseguraros que dentro del interés general, quienes demostraron mayores ganas de aprender y participar fueron los propios jóvenes con síndrome de Down. Supieron aprovechar a las mil maravillas el momento para preguntar, exponer sus inquietudes y, de alguna forma, demandarnos al resto, las familias, más oportunidades de avanzar.
Lo único que faltó en el taller fue, una vez más, el tiempo, escaso para tratar un tema tan amplio e interesante. Pero con todo, dejó las puertas abiertas para futuras iniciativas que permitan avanzar en la normalización de este ámbito tan importante en la vida de cualquier persona.

Podéis bajaros el documento explicativo del taller en el siguiente enlace: Escuela de Familias Mapfre – Módulo 03: Afectividad y sexualidad

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s