Gente averiada e hijos tontos, enfermos y… peores

averiado-en-la-ciudadTras unos días sin publicar nada, había ganas de volver a hacerlo. Y hubiera preferido hacerlo con otro tipo de entrada, pero muchas veces las circunstancias obligan y, en este momento, ha salido la vena denunciadora.
Inicialmente había pensado hacerme eco de un nuevo episodio de discriminación hacia un grupo de personas con síndrome de Down que, además, ha tenido gran repercusión en algunos medios de comunicación.
Ha sido la la negativa del hotel CaboGata Plaza Suites  de Almería, del grupo ZTHotels, a alojar a un grupo de jóvenes con síndrome de Down porque “este tipo de personas podrían molestar al resto de los clientes”.
Y este hubiera sido el enfoque de la entrada. Pero buscando algo más de información, con la sangre hirviendo ante este nueva discriminación (ya no porque “moleste”, es que ¡ofende!), me he encontrado con otra noticia de  un corte similar: desde Down España también se ha denunciado los términos utilizados por el escritor Arcadi Espada en un artículo en el que se opone a la reforma de la ley del aborto, donde califica a los niños con discapacidad de “hijos tontos, enfermos y peores”.
Vaya por delante que en el artículo en cuestión hay varios argumentos que, desde el respeto, me parecen totalmente discutibles. Y luedo están las expresiones denunciables e irrespetuosas.
Lo discutible pero, en todo caso, respetable. Escribe el señor Espada que esta reforma “rompe el consenso público sobre los derechos humanos en Occidente”. En este punto convendría informar al señor Espada de la existencia de la “Convención de las Personas con discapacidad”, ratificado por casi todos los países hace más de cinco años. Suponemos que algo influirá en ese consenso, ¿no?
También respetable, pero igualmente discutible, es que el señor Arcadi “avise” de que “si alguien deja nacer a alguien enfermo, pudiéndolo haber evitado, ese alguien deberá someterse a la posibilidad, no solo de que el enfermo lo denuncie por su crimen, sino de que sea la propia sociedad, que habrá de sufragar el coste de los tratamientos, la que lo haga.”
Entiendo que el argumento tiene algo de erróneo, mucho de peligroso y una única gran certeza. Errónea es la consideración de “enfermos” para estas personas. Peligroso (muy) es justificar la cuestión en términos de “coste”, un arma de muchos filos. Certeza, absoluta y macabra, es que si se lo carga antes de nacer, seguro que no le denunciará.
Lo denunciable. El señor Espada, que no olvidemos que está hablando de derechos,  no duda en calificar de “gente averiada” a quienes defienden sus derechos y, según acusa, en lugar de plantearse la posibilidad de diseñar hijos más inteligentes, más sanos y mejores, lo que quieren  son “hijos tontos, enfermos y peores”.
Quizá haya que aclarar antes de continuar  que esta misma persona, en otros artículos, considera el síndrome de Down como una “desgracia” y calificaba a las personas con síndrome de Down como “enfermos”.
Señor Espada, me considero una persona que usted (respetuosamente, supongo) tilda de “averiada”. Creo que quienes tenemos esta avería, al contrario de lo que usted escribe, no nos preocupa tanto el que nuestros hijos sean  tontos o listos, altos o bajos, mejores (no sé qué sentido le quiere dar) o peores. Nuestra avería es tan sencilla como defender el derecho de cada persona a ser respetados tal como es, incluyéndole, por ejemplo, a usted o a mi mismo.
Seguro que usted lo reclama para sí mismo. Igual que reclamará que, en su derecho a la libertad de expresión, se respete su opinión. De acuerdo, señor Espada. Sólo le pido una cosa: respete usted a la persona (tonta, lista, buena, pecosa o, incluso, mala) y sus derechos . Algunos de sus artículos, no al menos estos que he leído, no lo hacen.

PD: Dudo mucho de que el señor Espada lea esta entrada. Y, si lo hiciera, dudo totalmente de que le convenciera de nada. Pero, a pesar de ello, le aconsejaría que antes de volver a hablar en estos términos de las personas las “desdichadas” personas con discapacidad y su entorno se tomara la molestia de conocer, aunque sólo sea un poco, su realidad. Creo que se sorprendería. . ¡Ah! y no me diga que ya las conoce porque si algo rezuman sus palabras es ignorancia… o una mala experiencia.

9 pensamientos en “Gente averiada e hijos tontos, enfermos y… peores

  1. yo personalmente creo que la averia la tiene el en su cabeza, me parece una opinion poco acertada, por esa regla de tres ¿que vamos a buscar la raza aria perfecta? y con respecto a los costes espero que no sufra una simple diabetes y no se controle el azucar, entonces ya nos cuesta, o sufra hiertension, o problemas coronarios, colesterol o le salga una enfermedad con un elevado coste de tratamiento, como, transplantes, quimio, y demas, que entonces y ¡ ojala no tenga que hacer uso ! ya le diria yo lo que son costes para la sociedad y que no tengo problema en contribuir con mis impuestos como cualquier ciudadano, por que nunca se sabe si vamos a tener que darle uso.

    Me gusta

  2. Pués sí, verdaderamente ofende, y a uno se le pasa por la cabeza… ¿Y si algo sobra en este mundo no será un buen puñado de listos? , visto lo visto y el rumbo que lleva nuestra sociedad. Y si hablamos de coste, me vienen a la cabeza un buen número de listos que sale carísimo a nuestra sociedad. En cualquier caso como yo abogo por el respeto a todas las personas, me vuelvo a auto-convencer que sobrar no sobra nadie.

    Me gusta

    • Completamente de acuerdo. Aplicando algunos de los razonamientos que traslada me temo que habría mucha gente que sobraríamos. Pero bueno, eso entra dentro de lo discutible.
      Lo que ya no es de recibo es la falta de respeto hacia las personas, seamos como seamos y pensemos como pensemos.
      Es que ya sólo le falta poner en duda incluso eso, que son personas (espero no haber dado una idea a gente inteligente, sana y mejor”)

      Me gusta

  3. mi personita “averiada”, como dice este señor (ignorante, lo menos), me ha dado unos momentos maravillososa mi familia y a mí, no ay nada mejor que tener la suerte y la bendición de ser elegida para ser la madre de una personita “averiada”. Amo a mis hijas.

    Me gusta

  4. Hay veces que estas cosas me hacen levantarme en armas y reforzar las ganas de lucha. En cambio otras, como esta, me sumen en una especie de tristeza infinita.

    Me gusta

  5. Solo se me viene a la cabeza una frase en el polo de un joven, que a los 14 años se volviò una persona discapacitada al perder la movilidad de sus piernas. “No olvides, que a ti tambièn te puede pasar”……

    Me gusta

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s