Ganada una batalla, nuestra guerra continúa

31X2131

La tipografía es la letra Anna Beta, creada por Anna Vives, una joven con síndrome de Down. Puedes descargarla de su web “Sumant capacitats”

El escenario de la batalla tras la campaña “31 for 21”

¡Prueba superada! Hemos ganado la batalla por la concienciación: 31 entradas, una por cada día de octubre, para concienciar sobre el síndrome de Down.
La campaña “31 for 21” ha llegado a su fin con la misión cumplida. Eso sí, nuestra lucha, basada en nuestras convicciones por conseguir por un mundo sin obstáculos y sin barreras continúa.
Permitidnos dar el “parte de guerra” de esta experiencia en un lenguaje un tanto belicoso. No por su carga violenta. Nuestra guerra no es una guerra al uso: el “enemigo” no son personas, sino ciertas actitudes; no hay vencidos, sólo vencedores; no destruye sino que su fin último es construir; no humilla, más bien al contrario, busca que, desde el respeto a la diversidad, seamos tod@s iguales.
En primer lugar, hay que decir que la batalla ha sido dura pero muy gratificante. Ha habido días un poco más espesos, en los que faltaba la chispa, pero han sido los menos.
La mayor dificultad ha sido escribir entradas que fueran lo suficientemente elocuentes y claras para alistar nuevos reclutas para la causa, aquell@s quienes se acercaran por primera vez a este blog y que, a la vez, fueran atractivas para l@s veteran@s soldados que ya sois habituales (sabemos que algun@ hay).
Pero, al mismo tiempo, ese ha sido el mayor acicate. Hemos tenido que planificar las entradas, algo que no es lo habitual,  para que hayan podido tener cabida reflexiones sobre los distintos ámbitos del síndrome de Down. Y, además, lo hemos intentado tratando de animar a la tropa, arengándola desde una perspectiva positiva y tratando de sumar.
Una particularidad de todas y cada una de las escaramuzas (entradas) de la campaña es que han estado precedidas, también esta, de una reflexión, una frase, un resumen con la “misión” de la misma. Además , llevaba una carga de simbolismo: la tipografía utilizada ha sido la letra Anna Beta, creada por Anna Vives, una joven con síndrome de Down dentro de su proyecto “Sumant capacitats”. Podéis verlas todas en la siguiente presentación:[

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El parte de guerra (a partir de aquí, si pincháis sobre la palabra o frase en naranja os lleva a la entrada correspondiente) lo comenzaríamos con el tiempo dedicado a momentos concretos de la vida de una persona: la infancia (a través de la atención temprana) la etapa adulta (la vida autónoma y el  empleo) y la gran conquista en las personas con síndrome de Down como es el envejecimiento.
Nuestra “aviación” ha sobrevolado en el tiempo, viajando a un pasado no muy lejano en el que “había que humanizar a los niños con síndrome de Down”, para regresar a tiempo de valorar el presente y futuro, y terminar por mostrarnos un futuro inmediato que queda reflejado en las resoluciones del “XI Congreso Mundial sobre síndrome de Down” (WDSC2012).
También ha habido tiempo para pasar lista a la tropa y comprobar la diversidad de nuestras huestes que se esfuerzan entusiastamente, desde distintos ámbitos, como la investigación, el impagable trabajo del voluntariado o desde la comunidad Down repartida por todo el mundo. en mejorar la calidad de vida de las personas con síndrome de Down
La dureza de la batalla nos ha obligado a utilizar algunas de nuestras armas de “construcción masiva”, esas que entran por la vista y el oído para llegar rápidamente al corazón. De una efectividad bestial, hay han quedado el vídeo “Sonrisas de concienciación”, el cuento de “El sueño de la tortuga azul”, una reflexión sobre “El mundo al revés”, el libro de poemas “Pusiste alas a mis sueños”, escrito por la madre de una niña con síndrome de Down o, incluso, haciendo un hueco al humor, una foto sobre la literatura china.
Algunas escaramuzas se han presentado especialmente duras y el esfuerzo exigido ha sido máximo: el enemigo se atrinchera en los prejuicios, en la ignorancia o, simplemente, en la falta de información haciendo que el terreno sea muy irregular: el aborto, la sexualidad o los tan temidos abusos sexuales. Incluso los estereotipos obligan a una lucha cuerpo a cuerpo para demostrar que el síndrome de Down no es una enfermedad.
Ha habido momentos del combate que han servido para comprobar el arrojo de nuestro cuerpo de élite: las propias personas con síndrome de Down. Ellas siguen dando cada vez más muestras de su “arrojo” para desarrollar actividades de lo más normal, como los ejemplos de  la nadadora que ha recibido el reconocimiento de sus ciudadanos, una empresaria muy dulce o personas que a través de la danza (el vídeo “I See You See Me” o la exposición fotográfica “Surgencias”) son capaces de expresar sus sentimientos de una forma sublime.
Las exigencias de la contienda nos han obligado, por momentos, a dar un toque de atención y “leer la cartilla” sobre la importancia del lenguaje en el trato de las personas con síndrome de Down o de aprender de los errores para cambiar situaciones anómalas. Y, en un único lance hemos amenazado con declarar el “estado de excepción”  cuestionando qué es ser normal y tratando de evitar ciertas actitudes hacia las personas con síndrome de Down.
Pero, a sabiendas de que hay que guardar fuerzas porque hay que seguir luchando, ya hemos lanzado la primera proclama de cara una de las siguientes batallas, el 21 de marzo de 2013, nos hemos hecho eco de algunas “condecoraciones” por el trabajo bien hecho y hemos tratado de demostrar que también somos gente muy agradecida y orgullosa.
Tras tan prolongada batalla, hemos comprobado con entusiasmo que no sólo no se ha producido ninguna baja en nuestro ejército, sino que , a falta de confirmar su número, se han producido nuevos alistamientos que van a ser fundamentales para mantener el paso firme.
Sirva como colofón a este exitoso “parte de guerra” el testimonio gráfico de un avezado corresponsal de guerra. La instantánea de la izquierda fue obtenida en territorio “enemigo” en los momentos previos a la batalla. La de la derecha (que como en el juego de los errores, tiene siete diferencias con la original), recoge las consecuencias de la victoriosa batalla.

 conc2

Pero no olvidéis que nosotr@s seguimos, que “nuestra guerra” continúa y que esperamos contar con vosotr@s en otras batallas: aUPa Down!

2 pensamientos en “Ganada una batalla, nuestra guerra continúa

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s