Lo que bien empieza…

La tipografía es la letra Anna Beta, creada por Anna Vives, una joven con síndrome de Down. Puedes descargarla de su web “Sumant capacitats”

Con el nacimiento de un niño con síndrome de Down, una de las primeras palabras que los padres hemos escuchado es el término Atención Temprana (AT). El Libro Blanco de la Atención Temprana la define como

“el conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. Estas intervenciones, que deben considerar la globalidad del niño, han de ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o transdisciplinar”

Anteriormente, el término con el que se le denominaba era el de estimulación precoz, en el que el objetivo casi exclusivo se centraba en el niño. Al margen de las acepciones, la AT supone un cambio muy importante en cuanto que se implica en dicha intervención a la familia y el entorno (entendiendo como tal aquellos en los que se producen  interacciones  que inciden en la propia familia y en el desarrollo del niño , como pueden ser los amigos, barrio, vecinos…)
Los centros de AT se caracterizan por la presencia de un equipo de profesionales multidisciplinar, compuesto por psicólogos, pedagogos, estimuladores, trabajadores sociales, médicos… que van a guiar el desarrollo del niño. No es tanto “enseñar” sino orientar a la familia sobre cómo actuar, aclarar dudas que surgen en el día a día y  mostrar cuáles son las actividades que más benefician a su hijo en cada momento y cuál es el modo de realizarlas.
En definitiva, el objetivo de la AT es dar respuesta a las necesidades que presenta un niño con síndrome de Down  para potenciar al máximo su desarrollo,  pero desde la globalidad del niño y su entorno y a partir de una planificación por parte de  un equipo de profesionales que tenga en cuenta todas las áreas del desarrollo.
La edad que se establece para la AT (desde los 0 hasta los 6 años) está considerada como la más importante en la formación del individuo tanto en las características físicas como sicológica y que en las sucesivas etapas del desarrollo se consolidarán y perfeccionarán. Así, la atención temprana para personas con síndrome de Down debe estimular – el desarrollo de la psicomotricidad,  el desarrollo de las habilidades sociales para el desarrollo de la autonomía personal, el desarrollo del lenguaje oral, el desarrollo de las habilidades cognitivas, el desarrollo del lenguaje escrito (lectura y escritura), el desarrollo de las habilidades numéricas.
En lo referente a la implicación de las familias, hay un momento que es primer contacto con los centros de AT. Es muy importante porque lo habitual es que éstas lleguen todavía desorientadas por una situación muchas veces “no esperada”. Son naturales la ansiedad  y los sentimientos de baja autoestima e, incluso, de fracaso como padres y hasta como personas.
Para evitar que esto incida negativamente en la relación con el hijo, es fundamental una intervención adecuada lograr la estabilidad emocional de la familia. Cuando se acepte la nueva situación se logrará el vínculo afectivo para que pueda contribuir al desarrollo optimo del bebé y, para lograr dicho propósito,  es prioritaria la aceptación del recién nacido y el logro de un adecuado vínculo afectivo.
Superado este primer momento, el siguiente paso es  aprender a conocer al niño, sus características y buscar los recursos y cambios necesarios para que las interacciones con él le supongan un estímulo. Además, la AT también debe servir para que, en el contacto con las familias, se puedan aplicar terapias específicas para posibles situaciones conflictivas que surjan a lo largo del proceso.

Atemprana1DOWN ESPAÑA lanza un modelo para unificar los criterios de intervención de Atención Temprana
Down España ha lanzado la guía “Atención Temprana: bases para un modelo de intervención familiar” en el que se presentan algunas propuestas que pretenden mostrar y resumir la visión que la Federación tiene sobre esta disciplina, basado en aportaciones de expertos y representantes de la Red Nacional de Atención Temprana de DOWN ESPAÑA.
También se describe y se reflexiona acerca de los aspectos nucleares que la configuran como actividad práctica de intervención. En definitiva, este modelo pretende mostrar pautas en aspectos fundamentales tanto desde una perspectiva teórica como práctica.
Todo ello se hace desde la certeza de que las actuaciones que implican a la Atención Temprana no sólo se dirigen al niño, sino también a la familia. El fin último es conseguir que ese niño se acepte a sí mismo tal y como es, que sea feliz y desarrolle todo su potencial.
El documento se encuentra disponible para su descarga gratuita en el Centro de Documentación y Recursos de Down España.

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s