El envejecimiento, también inclusivo

La tipografía es la letra Anna Beta, creada por Anna Vives, una joven con síndrome de Down. Puedes descargarla de su web “Sumant capacitats”

Para las personas con síndrome de Down ha habido un cambio espectacular en lo que se refiere a su esperanza de vida. Aunque todavía es sensiblemente más baja que la media general, en pocos años se ha duplicado y se ha situado en torno a los sesenta años.
Los avances médicos han sido determinantes en este cambio lo seguirán siendo en el futuro. No en vano, su envejecimiento tiene algunas particularidades sobre las que se sigue investigando: por ejemplo, las personas con síndrome de Down tienen un envejecimiento prematuro; aparecen con más frecuencias enfermedades como el Alzheimer y con menor otras como la hipertensión o los infartos…
Esta realidad, que es una buena noticia, es también un gran reto porque la manera en la que una persona con síndrome de Down pueda vivir su vejez va a depender de los mismos factores que cualquier otra persona pero, a la vez, van a influir  características que hay que conocer y tener en cuenta a la hora de enfocar y preparar esta etapa de la vida.
Y entre estas, lógicamente la que puede tener una mayor significancia es cómo pueden hacer frente con sus capacidades a un momento de la vida en la que, sin excepción, las facultades físicas y mentales de cualquier individuo comienzan a deteriorarse.
Desde esta perspectiva es clave el entorno, empezando por el más cercano, el familiar. Este entorno ha sido tradicionalmente protector, incluso sobreprotector para con las personas con síndrome de Down. Desde las familias es fundamental entender que no se ayuda a crecer a una persona si se hacen las cosas por ella sino cuando se posibilita que haga las cosas ella misma.
Por eso hay que potenciar desde pequeños la estimulación y las habilidades sociales, hay que posibilitar que puedan desarrollar un trabajo, hay que animarles a que compartan vida comunitaria con el entorno, que desarrollen centros de interés… en definitiva, todo tipo de acciones que faciliten su inclusión social. Porque la inclusión va a ser básica para que su envejecimiento pueda desarrollarse de una forma similar al de cualquier otra persona.
Si desde el entorno familiar se hace esta apuesta, lógicamente el siguiente paso sería demandar a la sociedad en general que colabore y apoye este proceso, porque será entonces cuando se pueda conseguir que las personas con síndrome de Down puedan llegar a gozar de un envejecimiento activo
Aquí no hay fórmula mágicas, pero en su momento todo un experto en este tema cono es Gonzalo Berzosa, nos propuso cuatro ideas clave para ayudar a enfocar el envejecimiento activo en el entorno de la persona con síndrome de Down:

1.- Promover y estimular el desarrollo personal, educando en hábitos saludables no sólo en el plano físico sino también en los psíquicos y sociales
2.- Fomentar conductas independientes (tanto en la familia como en la asociación, los profesionales y el entorno) que le den a la persona recursos para que su trayectoria vital se desarrolle en ámbitos de autonomía personal.
3.- Capacitarles para relacionarse con el entorno, incorporando a su vida cotidiana su contexto más próximo.
4.- Diseñar escenarios de futuro planificando una vida adulta que garantice su bienestar personal.

Para conseguirlo hay que abarcar aspectos como el autocuidado (hábitos saludables),  la actividad física y mental, las relaciones y la convivencia en grupo, y la planificación de las formas de vida (entorno en que estarán o dónde, con quien y de qué van a vivir)
Todo va cambiando y avanzando. Pero muchos de estos cambios se tienen que dar en distintos frentes. De poco servirán que los avances médicos mejoren la esperanza de vida si luego no se ves correspondidos por cambios en el ámbito familiar, laboral, o social que permitan que el futuro que se les abre (un futuro que hace poco no existía) pueda ser para disfrutar de él. Y una vez más la eliminación de las barreras, la inclusión real y total tiene una buena parte de la solución. Así pues, trabajemos para que las  personas con síndrome de Down disfruten de un envejecimiento activo… e inclusivo!

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s