Ni un besito a la fuerza

Queremos presentaros en esta entrada dos cuentos (“Ni un besito a la fuerza” y “Ni una caricia a la fuerza”) enfocados a niños pequeños y que pueden ser de utilidad para educadores, padres y personas adultas que quieran abordar el difícil tema del contacto físico no deseado y ayudar en la prevención del abuso sexual, aspectos que adquieren una especial relevancia cuando hablamos de personas con discapacidad.
Porque las personas con discapacidad son especialmente vulnerables a ser objeto de abuso, pero, como explica Verdugo, “esta realidad no está directamente relacionada con su inmadurez o infantilismo sino con factores externos relacionados con la estrecha dependencia y sumisión a terceras personas, junto a la falta de intimidad y de información”.
Si nos centramos en las personas con síndrome de Down, a pesar de los enormes avances para el logro de la mayor autonomía personal, el tema de la sexualidad sigue siendo, en muchos casos, una cuestión olvidada… o escondida. Todavía tenemos dificultades para abordar el tema y, además, se mantiene una imagen de las mismas como niños eternos.
La consecuencia más relevante para las personas que carecen de esta educación es la falta de información y esto afecta a la práctica sexual, incide en un mayor aislamiento, conlleva más riesgos para su salud y limita su capacidad de enfrentarse o evitar situaciones de abuso.
Normalmente las situaciones de abuso no se denuncian. A veces por miedo. Pero también puede deberse a la falta de comprensión de lo que está sucediendo por parte de la persona que lo está sufriendo. Por este motivo, es muy importante informar y formar a la persona con discapacidad intelectual en este terreno, para que pueda defenderse o denunciar lo que está ocurriendo.
La manera de evitar estas situaciones pasa por informar, pero también por formar, desde pequeña, a la persona para que sepa decir que no a todo aquello que no desea o que no sea adecuado hacer. Es muy importante educar en el respeto, promoviendo la autoestima, informando, favoreciendo las conductas socialmente adaptadas y apoyando la autodeterminación, porque todo ello disminuye el riesgo de abuso.
Los expertos coinciden en que una adecuada educación sexual ha de iniciarse desde edades tempranas, utilizando modelos propios y respondiendo de forma sencilla a las preguntas que plantean. Y es en este contexto donde creemos que estos cuentos (escritos por Marlon Mebes e ilustrados por Lydia Sandrock) pueden ser un recurso útil.

“Ni un besito a la fuerza”
Es un libro claro y sencillo dirigido a la gente menuda.
Puede ser utilizado por madres, padres, educadoras y educadores, profesorado y otras personas adultas que busquen un modo directo de abordar con niñas y niños el difícil tema del contacto físico no deseado, insistiendo en la posibilidad de decir NO.
De esta forma, contribuye también a la prevención del abuso sexual a menores.

“Ni una caricia a la fuerza”
Igual de claro y sencillo para la gente menuda, enseña a distinguir las sensaciones cómodas y agradables de las que no lo son y trata de contribuir al desarrollo de las propias percepciones y sentimientos, insistiendo en la posibilidad de decir NO.
Tiene como objetivo colaborar ecucativamente e la prevención de la violencia sexual a menores

Para pedir los cuentos: Maite Canal Editora