“Los trazos de la inocencia”, la experiencia de jóvenes artistas con síndrome de Down

cubaEl Proyecto “Con amor y esperanza” para personas con Síndrome de Down comenzó a funcionar en 2002 en la provincia de Pinar del Río, en Cuba, y desde entonces el programa ha ido dando respuesta a muchos jóvenes.
Fue el pintor- grabador Jesús Carrete quien lo puso en marcha con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas con Síndrome de Down, mediante el desarrollo de habilidades artísticas y sociales para integrarse de manera productiva a la comunidad.
Desde entonces, los integrantes del proyecto, apoyado por familiares y educadores, han realizado cerca 50 exposiciones colectivas, que han podido ser vistas en Cuba y en otros países como España, Alemania, México y, desde comienzos de este año, en Estado Unidos.
El proyecto se inició con una frecuencia quincenal, con una participación de 7 personas con Síndrome de Down, cuyas edades oscilan entre los 15 y 49 años con el propósito de crear un espacio para la realización personal, a partir de las oportunidades que ofrecen las artes plásticas para el desarrollo de la creatividad, autoestima y autovaloración de estas personas.
Gracias al plan de trabajo, se ha conseguido que sea no solo un espacio de creación, sino una forma de favorecer el intercambio entre sus miembros y de estos con la sociedad, permitiéndoles desarrollar habilidades sociales que les ha ayudado a  insertarse de forma productiva en la vida cultural de su entorno.
Actualmente el desarrollo de los talleres se ha cambiado, ya que cuenta con una frecuencia de cuatro horas semanales, se incorporan los dibujos realizados en el hogar, la realización de matrices y la guardia de cada participante, que ha sido significativa para el desarrollo del sentido de responsabilidad por el cumplimiento de las tareas, de la disciplina y el compromiso por la actividad asignada.
Además el taller cuenta con sesiones taichí, donde se vincula la creación con el ejercicio físico, tan importante para estas personas. Al finalizar el taller cada participante debe realizar una valoración y evaluar el trabajo realizado. Esto posibilita un tratamiento diferenciado a las personas con Síndrome de Down en cuanto a expresión oral, desarrollo cognitivo y estimulación de la creatividad.
El trabajos ha ido superando el rigor y la calidad, tanto en el orden artístico como metodológico y organizativo, lo que tiene mucho que ver con la preparación de los mediadores y el apoyo de los familiares, así como la empatía alcanzada con los talleristas.
Como reflejo de esta trayectoria, el vídeo “Los trazos de la inocencia” muestra el trabajo que se desarrolla en el taller y la importancia que tanto para las familias como para los propios jóvenes ha tenido en sus vidas.

Un pensamiento en ““Los trazos de la inocencia”, la experiencia de jóvenes artistas con síndrome de Down

  1. Pingback: Jóvenes con síndrome de Down ilustrarán el libro “La casa de todos” | DOWNberri

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s