Discapacidad no es incapacidad.

“Discapacidad no es incapacidad. Todos somos capaces, pero algunos tienen más dificultades que otros”. Si esto lo oyéramos en boca de una persona vinculada al mundo de la discapacidad entrarían dentro de lo normal, no sería algo novedoso. Pero no es el caso. Lo ha dicho un juez y eso es indicativo de que algo empieza a cambiar también entre los miembros del sistema judicial con respecto a la incapacitación.
Esta declaración la realizó el juez Ángel Luis Campo, titular de juzgado, en el marco de una charla organizada por la Federación de AMPAs de Centros Públicos de Gijón. A lo largo de la misma adelantó que se pretende cambiar todo el proceso, “una modificación radical que va a costar y que consiste en intentar integrar a los discapacitados en la sociedad, en lugar de incapacitarlos de forma automática, tengan las condiciones que tengan”.
Este magistrado destacó que las personas con discapacidad están cada vez más integradas en la sociedad y por lo tanto no se les deben anular por sistema sus derechos. “Lo que hay que intentar entre todos es conseguir que desarrollen su autonomía y puedan llevar una vida normal e independiente en la medida que les sea posible”, señaló.
Ángel Luis Campo apeló a la necesidad de buscar soluciones particulares, ya que no se puede catalogar a todas las persoanas con síndrome de Down en el mismo apartado, a las personas esquizofrénicas en otro, a las personas enfermas de Alzheimer en otro… “A todos se les tiene que estudiar por separado y aportar medidas individuales. No vale fijarse en el de al lado para englobarlos a todos. Supone un esfuerzo por parte del sistema judicial, pero hay que intentarlo”.
Efectivamente, sabemos de las dificultades de la tarea. Hay que recordar que el conflicto surge entre la Convención de las Personas con Discapacidad, que en su artículo 12 reafirma que “…las personas con discapacidad tienen derecho en todas partes al reconocimiento de su personalidad jurídica”, y el actual Código Civil, que obliga a incapacitar jurídicamente a las personas con discapacidad intelectual importante.
Los pasos que se van dando son lentos. Y a ritmos diferentes, según la parte implicada. Por ejemplo, desde marzo de 2010, Down España recomienda a las familias no incapacitar jurídicamente a las personas con Síndrome de Down y  que, en caso de que sea absolutamente necesario, acudan primero al fiscal especializado en discapacidad que corresponda a la jurisdicción de su ciudad o provincia, para que pueda analizar el caso particularmente, orientarles y proponer el procedimiento más adecuado antes de iniciar cualquier trámite.
Otro paso lo ha dado la Fiscalía General del Estado, que cuenta con varios documentos que ha distribuido entre los fiscales (Manual de Buenas Prácticas e Instrucción 4/2009) en relación a la aplicación de la Convención, así como instrucciones y procedimiento a seguir.
Por último, este mismo verano nos hacíamos eco en este blog de la primera sentencia en España en la que se reconocía sus derechos a un joven con síndrome de Down (derechos a voto, a casarse, a testar y a disponer de las rentas de su trabajo) revocando parcialmente una resolución previa de un juzgado que lo declaró “totalmente incapaz”.
Por ello, si también entre los jueces comienza a cambiar su punto de vista, es una buena noticia que nos encamine a la consecución plena de los derechos de las personas con discapacidad.

PD: El enlace para leer la noticia completa es El juez Campo insta a cambiar el sistema de incapacitación

Un pensamiento en “Discapacidad no es incapacidad.

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s