Reglas de etiqueta frente a una persona con discapacidad

etiquetaTodas las personas somos diferentes y  lo que para uno es correcto y apropiado no lo es para el vecino. Esta diversidad es aplicable a la discapacidad, término que puede aparentar cierta homogeneidad cuando la realidad es que engloba a una gran variedad de personas. Pero desde luego, asumiendo la riqueza de esa diversidad, todas (discapacitadas o no) tenemos en común al menos una cosa: somos personas. Y eso nos da a todas el derecho a ser tratadas desde el respeto, la dignidad y la igualdad.
En el trato que podemos tener con personas con alguna diversidad funcional, lo diferente y lo desconocido puede generar situaciones de incomodidad e inseguridad.  Probablemente no interactuamos de la misma forma con una persona con una discapacidad física (pongamos por ejemplo una persona con dificultades en la visión) que otra con una discapacidad intelectual.
Por eso nos ha parecido interesante la publicación que os presentamos y que responde al título de “Reglas de etiqueta frente a una persona con discapacidad”. Es, como dicen en su introducción, “para todas las personas, con o sin una discapacidad, que deseen interactuar mejor con las personas con discapacidades”.
Es una publicación de United Spinal Association, una asociación norteamericana que  trabaja para mejorar la vida de las personas con lesión o enfermedad de la médula espinal.
La publicación parte de unas pautas generales de actuación para  luego detallar las conductas que pueden resultar adecuadas para cada tipo de discapacidad.
Por ejemplo, entre las sugerencias generales plantea la importancia de la terminología. Como poner la persona por delante (persona con discapacidad frente a discapacitada) o evitar el uso de términos anticuados y, muchas veces, irrespetuosos  (como minusválido, deficiente…)
Este no es un libro para “estudiar” (tranquilos que no habrá un examen al final de esta entrada) sino para guiar al mejor de los sentidos que podemos utilizar en el trato con cualquier persona, que no es sino el sentido común. El contenido de la publicación puede servir para aderezarlo (el sentido común, por supuesto) y tener en cuenta los pequeños detalles que pueden hacer que la persona con que estamos tratando se sienta respetada,  dignificada y, por lo tanto, sea más feliz.
Os dejamos el enlace para que accedaís al documento (en formato pdf) y podáis leerlo o descargarlo: “Reglas de etiqueta frente a una persona con discapacidad”

PD: hay algunos giro y términos del libro que entendemos que van en contra de alguna de las reglas que proponen y, por ejemplo, utilizan el término retrasado mental. Creemos que es más un problema de la traducción que el uso que los autores de la publicación han podido hacer.
 

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s