Un futuro para nuevos “viejecitos”

EnvejFuturo. Esa es una palabra clave ligada a cualquier persona. Y sin embargo, para las personas con síndrome de Down era poco menos que tabú.
Pero hemos dicho “era” porque, como otras muchas cosas, también esto ha cambiado y uno de los mensajes más gratificantes que pudimos escuchar a Gonzalo Berzosa en el encuentro que celebramos en abril fue quizá ese: “Las personas con síndrome de Down antes sólo tenían pasado y presente, pero ahora tienen futuro”
Tratar de resumir todo lo que Gonzalo nos transmitió sería un objetivo poco menos que imposible, pero sí que algunas de las ideas clave os las podemos contar.
Especialmente hay una que puede servir de partida. En cualquier persona el envejecimiento es un proceso tanto biológico como sicológico y social. Por lo tanto envejecer bien no depende sólo de los genes, sino también de cómo se hace. Dicho de otra forma, una persona envejece como ha vivido y, por lo tanto, la trayectoria vital que se haya tenido cobra una especial relevancia.
De ahí que el futuro que han conquistado las personas con síndrome de Down adquiera un significado más amplio de lo que cabría pensar. Esta nueva perspectiva nos obliga a tener claro un proyecto de vida que se empieza a gestar desde el propio momento del nacimiento y que, en la medida que se vayan superando las distintas etapas de la vida, debe dirigirlos a un envejecimiento activo sobre el cual daremos algunas pistas.

envej2

Gonzalo Berzosa, durante un momento del encuentro

Sin ningún genero de dudas, los acompañantes de este proceso son muy importantes. Especialmente la familia, núcleo emocional del crecimiento personal, pero sin olvidar las asociaciones y sus profesionales, así como la comunidad a la que pertenece una persona y que deben de facilitar las relaciones de grupo que posibiliten el desarrollo de sus capacidades personales.
Esta nueva conquista por parte de las personas con síndrome de Down, esto es, su llegada a la vejez, va a traer, o al menos debiera hacerlo, cambios. Unos cambios que van a necesitar de recursos para adaptarse a los mismos. Y quizá uno de los grandes retos va ser saber a qué hay que adaptarse.
En el entorno familiar, tradicionalmente protector, incluso sobreprotector para con las personas con capacidades diferentes, debemos ser conscientes de que “no ayudamos a crecer a una persona si hacemos las cosas por ella sino cuando posibilitamos que haga las cosas ella misma”. Una frase que Gonzalo utilizó y que puede resumir esta idea sería que “las personas llegamos en parte a ser lo que se espera de nosotros”. Y aquí las familias podemos actuar como motor o como freno de un envejecimiento satisfactorio en la medida que les ayudemos, con los apoyos necesarios, a alcanzar la mayor autonomía personal posible.
En este camino, Gonzalo aportó cuatro ideas clave para ayudar a enfocar el envejecimiento activo:

1.- Promover y estimular el desarrollo personal, educando en hábitos saludables no sólo en el plano físico sino también en los psíquicos y sociales
2.- Fomentar conductas independientes (tanto en la familia como en la asociación, los profesionales y el entorno) que le den a la persona recursos para que su trayectoria vital se desarrolle en ámbitos de autonomía personal.
3.- Capacitarles para relacionarse con el entorno, incorporando a su vida cotidiana su contexto más próximo.
4.- Diseñar escenarios de futuro planificando una vida adulta que garantice su bienestar personal.

Para conseguirlo hay que abarcar aspectos como el autocuidado (hábitos saludables),  la actividad física y mental, las relaciones y la convivencia en grupo, y la planificación de las formas de vida (entorno en que que estarán o dónde, con quien y de qué van a vivir)
Para terminar otra frase que Gonzalo nos transmitió y que rompe con uno de los estereotipos que todavía están muy arraigados:“La discapacidad no es una minoría de edad permanente”
¡Eso es lo que tiene este nuevo futuro, su futuro!

Os recordamos que en una entrada anterior  (Sindrome de Down y envejecimiento: una realidad emergente) podéis leer una interesante entrevista a Gonzalo Berzosa

Un pensamiento en “Un futuro para nuevos “viejecitos”

  1. algunos directamente los matan, otros ni siquiera les dan chances de nacer, yo por mi parte propongo hacerlos inmortales, es lo unico que me mantiene cerca de DIOS.

    Me gusta

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s