Recordando el manifiesDoWN

Ana, Ester, Rubén, Aitor, Markel y Álvaro, algunos de los autores del ManifiesDoWN

Con motivo de la clebración del Día Internacional de las Personas con síndrome de Down, nos ha parecido interesante recuperar e invitaros a leer un documento que, entre finales del 2008 y comienzos del 2009, elaboraron un grupo de jóvenes con síndrome de Down de la asociación “Down Araba – Isabel Orbe”, con edades comprendidas entre lo 18 y 40 años, para decirnos y explicarnos sus deseos y necesidades: el manifiestDoWN .
Dicho documento lo presentaron el 21 de marzo de 2009 y, a pesar de los dos años transcurridos, su mensaje y su valor permanecen como un recordatorio de lo que esperan que se haga por y con ellos y ellas.

NOTA IMPORTANTE: La parte del texto que está en MAYÚSCULAS  y rojo se corresponde con las ideas que las personas con síndrome de Down han expresado para la elaboración del manifiesto
A nuestros padres, hermanos y familiares. A nuestros amigos y compañeros de clase y de trabajo. A nuestros educadores, monitores y voluntarios que nos acompañan. A las instituciones, políticos y empresarios. A la gente de la calle y a cuantos nos quieran escuchar, queremos manifestar lo siguiente:
Nos gusta sonreír y hacer sonreír. La sonrisa es un gesto fácil. Basta con mover los labios. Pero lo importante de cada sonrisa es su significado. Hay sonrisas que se hacen por obligación, por pena o por lástima que no nos sirven de mucho. Pero las sonrisas que buscamos y que os pedimos, las que nos ayudan, son diferentes, tienen otros significados.
Somos felices y estamos a gusto junto a nuestros padres, hermanos y demás familiares. Sentimos que nos queréis,  respetáis  y aceptáis como lo que somos, como personas. A veces nos enfadamos y discutimos, pero al final todo se arregla. Nos valen vuestras sonrisas de cariño, de apoyo a nuestro esfuerzo, de exigencia en el día a día y de orgullo por los logros conseguidos.
De nuestros amigos, educadores, voluntarios… nos gustan muchas cosas. Queremos estar junto a vosotros porque aprendemos juntos, hablamos y discutimos, vamos a pasárnoslo bien al cine y a conciertos, salimos a cenar y tomar algo, viajamos… Pero, sobre todo, agradecemos vuestras sonrisas amigas de aprecio, de comprensión, de simpatía y de alegría. Nos gusta que nos aceptéis tal y como somos, desde el respeto, sin jugar con nuestros sentimientos y sin malicia.
Sabemos que todos nos queréis y hacéis lo que consideráis lo mejor para nosotros… pero no siempre sabiendo lo que queremos. Necesitamos que nuestra educación en casa, en la escuela… sea para enseñarnos a ser adultos. Que nos permita cumplir con nuestros sueños y poder ser personas importantes en la vida y en todos sitios.
Porque también soñamos con ser felices y queremos lo mismo que cualquier persona: tener vida propia; trabajar;  vivir en nuestra casa, con nuestra familia o con  nuestra pareja; tener amigos, hablar con ellos y con la gente que nos rodea de las cosas que son importantes; poder organizar nuestro tiempo de ocio y pasárnoslo bien con quienes estamos a gusto…
Cumplir con estos sueños exige muchas cosas. Para empezar, nuestro propio esfuerzo. Los que nos rodeáis sabéis que desde muy pequeños trabajamos duro en casa, en la escuela, con los profesionales… para llegar lo más lejos posible, para sacar todo lo bueno que tenemos. Nos hacen falta oportunidades para que, a nuestro ritmo y con vuestra ayuda, lleguemos lo más lejos posible, sonriendo de felicidad.
También sabemos que tenemos que trabajar. Nos ayuda a estar a gusto con nosotros mismos, nos hace sentirnos útiles y, además, nos permite ganar nuestro dinero.  Hemos trabajado en muchas cosas porque podemos hacerlo. El trabajo bien hecho provoca en nosotros sonrisas de cansancio y de satisfacción. En nuestros compañeros, las sonrisas que reconocen el esfuerzo.
Pero nos resulta difícil encontrar puertas abiertas para trabajar. Son muy pocas las empresas que han confiado en nosotros y nos han contratado. Se lo agradecemos de corazón. En cambio, son muchas las que no quieren arriesgarse (¿no se fían de nosotros?) y no cumplen la ley. Les pedimos que se pongan las pilas y nos dejen demostrar lo que podemos hacer, que es mucho. Nos hacen falta sonrisas de confianza.
Si no trabajamos no podemos pensar en tener una casa. Ni podemos pensar en vivir como a nosotros nos gustaría. No podemos ser tan autónomos como queremos ser y hacer cosas que nos apetecen.Aunque empezamos a prepararnos para poder llevar una vida autónoma, tenemos muchos obstáculos en el camino. Así se hace más difícil sonreír.
Por eso, pedimos también una mayor implicación de las instituciones, donde, a veces, nos dicen mucho pero luego actúan poco. Las personas con discapacidad tenemos nuestros derechos pero no siempre se respetan. Entre todos tenemos que hacer que se cumplan para poder vivir en igualdad. A las instituciones os pedimos la sonrisa del compromiso.
Pero no sólo sabemos pedir. No nos olvidamos de lo que nos rodea. Nos gusta ser solidarios con la gente, ayudar a los más desfavorecidos (personas pobres, personas mayores que se sienten solas, personas enfermas). Nos gusta el respeto entre la gente. Nos gusta la ciudad limpia, sin violencias de ningún tipo.
Por todo ello, y como conclusión, queremos dejar claro que:
  • Somos felices, como cualquier persona, cuando se nos respeta y se nos acepta tal y como somos.
  • Queremos ser personas lo más autónomas posibles y tomar decisiones sobre las cosas importantes de nuestra vida.
  • Necesitamos que se cumplan las leyes que defienden nuestros derechos porque así, con la ayuda de los que nos rodean y con nuestro esfuerzo,  podremos alcanzar nuestros sueños.
  • No queremos que a este manifiesto le pase lo que a la mayoría: que se lean, se aplaudan y luego se olviden.
  • Queremos ver sonrisas, pero, eso sí, sonrisas sinceras y comprometidas, de las que realmente valen.

2 pensamientos en “Recordando el manifiesDoWN

  1. MI nombre es Elisa Rugel y bueno primero agradesco a todas las instituciones que luchan por la igualdad de educacion y de derechos entre todos. Los niños y niñas down son personas que merecen ser escuchadas tan igual que otras, por que tienen ideas puras, metas que no deben ser truncadas por la discriminacion de aquellas personas que jusgan sin escuchar. Por eso agradesco a todas las intituciones y colaboradores que luchan por sacarlos adelante y aquellos padres que sacan adelante a sus hijos, x que se que al principio no es facil para nadie pero el apoyo la ayuda familiar es fundamental para sacarlos adelante, a y no quiero olvidarme de la ayuda de aquellos medios de informacion que paso a paso nos ayudan a saber mas y mas del S.D. con sus portales paginas y comentarios de otras personas con experiencia , gracias a todos .

    Me gusta

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s