Jóvenes con síndrome de Down, expulsados de un pub

Por primera vez desde que tenemos este blog, vamos a publicar dos entradas en un mismo día, las dos de signo completamente contrario.
La primera ha sido para hablar de la importancia del desarrollo de la autonomía personal de las personas con síndrome de Down. Como si la casualidad lo quisiera, poco tiempo después hemos tenido conocimiento de un hecho que es justamente lo contrario de lo que allí se describía.
La noticia que hemos conocido es que la fiscalía de Alicante ha abierto diligencias de investigación contra un pub del centro de la ciudad por echar a un grupo de trece jóvenes mayores de edad con síndrome de Down que pretendían tomarse una consumición, por el simple hecho de tener esa minusvalía.
Los hechos ocurrieron durante la noche del sábado 6 de noviembre cuando los 13 jóvenes acompañados por cuatro monitores realizaban una salida de ocio y tiempo libre organizada por la citada asociación, consistente en una cena y una visita a un pub del casco antiguo de Alicante, donde tenían previsto tomar una consumición. La Asociación alicantina Síndrome de Down remitió el pasado martes el caso a la Fiscalía de la Audiencia Provincial al considerar que se ha producido «una clara violación de los derechos de las personas afectadas». 

Como en otras ocasiones, los jóvenes, todos ellos entre los 20 y 30 años de edad, participaban entre las 20 horas y 1 de la madrugada en una actividad organizada por la Asociación, y cenaron juntos. Todo marchaba tal y como estaba programado hasta que entraron en un local y los jóvenes y monitores se colocaron en una de las dos barras con las que cuenta el establecimiento. Según la denuncia, se estaban quitando las chaquetas cuando un camarero -que lo identificaron como el propietario- preguntó a uno de los monitores si iban a estar mucho tiempo. Y es que, según les explicó, «si así era, lo sentía mucho, no era discriminación pero allí no podían estar».

Pensando que el motivo era que esa barra todavía no se había abierto, le comentaron que no tenían problema en cambiarse a la otra, pero no dieron crédito cuando les respondió que «lo sentía, pero que iba a empezar a llegar gente y no podían estar allí».
Para evitar crear un problema mayor y que todo el grupo se enterara, los monitores decidieron marcharse e ir a otro pub, donde esta vez sí les atendieron hasta poco antes de la 1 de la madrugada cuando, como estaba previsto, los jóvenes fueron recogidos por sus familiares cerca del Mercado Central.
El padre de uno de los trece jóvenes con síndrome de Down ha explicado que, afortunadamente, la mayoría del grupo “no se enteró mucho” de la situación y continuaron la salida en otro pub, y ha añadido que, al conocer lo ocurrido, sintió “indignación” e “incredulidad”, pues nunca había habido el más mínimo problema en Alicante. “Lo importante es que esto no vuelva a ocurrir”, ha subrayado antes de asegurar que con su hijo “se puede ir a cualquier sitio”.
María Vitoria Llano, como presidente de la asociación, consideró ayer que esta actitud «supone una clara violación de los derechos de las personas afectas de síndrome de Down y al mismo tiempo un grave perjuicio para el desarrollo intelectual y emocional de estas personas y sus familiares». Desde la junta directiva de la asociación lamentan que sigan produciendo hechos como éste tras 14 años de lucha por la integración de las personas con síndrome de Down. Una integración a la que también está contribuyendo la puesta en marcha de un Club de Ocio que cuenta con una agenda de actividades para los hijos de los socios, a partir de los diez años, para disfrutar del tiempo libre con sus compañeros y con el único objetivo de divertirse. En el caso de los mayores de 18 años salen de vez en cuando por la noche y hasta la una de la madrugada.
La fiscalía considera que se ha podido vulnerar el artículo 512 del Código Penal, que sanciona con entre 1 y 4 años de inhabilitación profesional a quien, ejerciendo su actividad laboral, deniegue a una persona una prestación a la que tenga derecho por razón de su minusvalía, entre otros muchos aspectos, como la raza, religión, sexo u orientación sexual.
Según la fiscalía, el dueño ha dirigido a la Asociación una carta disculpándose y aclarando que tuvo “un mal momento” cuando echó a los jóvenes, lo cual no detiene la investigación en curso y, en todo caso, podría servir para atenuar la gravedad de los hechos que presuntamente se le atribuyen. El fiscal confía en que en los próximos días pueda recibir información de la Policía sobre lo sucedido.
El año pasado, el Juzgado Penal nº 12 de Valencia condenó a la propietaria de otro pub en Valencia por no permitir la entrada al local a un grupo de ocho jóvenes con Síndrome de Down. En la sentencia de este caso, el magistrado consideró que la dueña del local había cometido un delito contra los derechos fundamentales de los afectados.

Un pensamiento en “Jóvenes con síndrome de Down, expulsados de un pub

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s