Prueban con éxito fármacos para tratar déficit del síndrome de Down

Nos hacemos eco de una noticia que está siendo publicada en distintos medios de comunicación a lo largo de esta última semana.
Según la misma, dos investigadores (Renata Bartesaghi de la Universidad de Bolonia, en Italia, y Alberto Costa, de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos) están probando, con éxito hasta ahora, dos agentes farmacológicos (fluoxetina y memantina) para tratar el déficit cognitivo asociado al síndrome de Down.
Ambos investigadores están enfocando sus trabajos en incrementar la producción de neuronas en las personas con esta alteración. Si bien nacen con cerebros similares a los del resto de personas, durante la primera etapa de su vida este órgano no se desarrolla adecuadamente. Eso produce que su corteza cerebral, encargada -entre otras cosas- de las funciones de lenguaje y memoria, sea menos densa, lo que explicaría los impedimentos cognitivos que sufren.
En el caso de Renata Bertasaghi, lidera un equipo de investigadores que estudia la efectividad de la fluoxetina para promover una mayor generación de neuronas. Para llevar a cabo la experimentación, tomaron ratones modificados genéticamente para simular el síndrome de Down, a  los que les suministraron el fármaco durante 12 días después de su nacimiento. “Encontramos que en todas las regiones cerebrales examinadas la fluoxetina incrementa el proceso de neurogénesis, lo que sugiere que el medicamento tiene un positivo y extendido efecto en el cerebro”, explicó Bartesaghi.
La científica postula que es poco probable que el fármaco produzca cambios a nivel genético, “pero sí que actúe posteriormente, corrigiendo el efecto negativo de su sobreexpresión”.
Alberto Costa, por su parte, señala que las personas con síndrome de Down sufren un desorden neuronal, específicamente en la utilización de un neurotransmisor llamado glutamato, involucrado en los procesos de aprendizaje y memoria.
Ya en 2008, Costa logró reestablecer las facultades cognitivas en ratones suministrándoles memantina, un fármaco que ayuda a regular el uso del glutamato en personas con Alzheimer. Ahora realiza la misma prueba, pero con 40 humanos. “Creo que la memantina puede ser sólo el primero de una serie de agentes farmacológicos que pueden mostrar resultados positivos en personas con síndrome de Down”, afirmó Costa.
Ambos estiman que sus estudios son sólo el inicio de un camino que, en un futuro no lejano, instalaría a las terapias farmacológicas como una alternativa real para tratar los impedimentos cognitivos que sufren estas personas.

 Enlace con la noticia ampliada en “papeldigital.info”

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s