Negando derechos perdemos todos

EducaciónCPD¿Os acordáis de Rubén Calleja? Hace apenas seis meses fue el protagonista de una exitosa campaña de recogida de firmas (se recogieron casi 150 mil) en la que se pedía su escolarización en un centro normalizado. Y es que, a sus quince años, y tras una escolarización normal, los últimos tres los ha pasado en casa porque sus padres se niegan a enviarlo a un centro de educación especial, algo a lo que les obliga la Consejería de Educación de Castilla y León.
Pues bien, su situación cuenta con un nuevo episodio ya que hace apenas dos semanas que el Tribunal Constitucional ha desestimado el recurso de amparo presentado por el padre en demanda de una educación inclusiva. Es el segundo caso de estas características que se produce en poco tiempo ya que en febrero se produjo una sentencia similar, en aquel caso desestimando la demanda de los padres de un niño con autismo.
Pero con este tipo de sentencias, lejos de ganar nadie, perdemos todos. Y mucho.
Pierde el sistema educativo, que en estos casos se muestra falto de respuestas eficaces para responder al derecho a la educación inclusiva de todas las personas.
Pierde en confianza la justicia, y es que parece obviar la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y toma decisiones como si esta no existiera o hiciera una interpretación radicalmente distinta de lo que supone la educación inclusiva.
Perdemos los ciudadanos, porque parece que no todos somos iguales ante la ley o que al menos hay motivos, como en estos casos la discapacidad, que nos hace distintos.
Pierden los compañeros de Rubén, a los que no se les da la oportunidad de convivir con una persona con la que pueden aprender muchas cosas.
Pierden sus padres, que están convencidos de la educación que quieren para su hijo y la defienden a capa y espada mientras, por cierto, están imputados por abandono familiar.
Pero, especialmente, pierde Rubén. Porque mientras todo esto está sucediendo, se le está negando una educación en igualdad, una educación a la que tiene derecho: y un derecho no es lo que alguien te debe dar; es lo que nadie te debe negar!

Nacho Calderón, que por distintos motivos de los que es (y no es) la educación inclusiva sabe mucho, nos ha enviado un artículo que sobre este tema ha publicado en “Derechos humanos ¡YA!” y que os aconsejamos que os paséis a leerlo porque merece la pena. El enlace es el siguiente: “El legítimo derecho a discriminar”
About these ads

Un pensamiento en “Negando derechos perdemos todos

  1. Suscribo completamente el artículo.Seguimos pues en este tren a la deriva que es la educación inclusiva la próxima estación se llama Justicia y está en Estrasburgo.Lo mejor está por llegar.Gracias por vuestro apoyo pues al final ganaremos TODOS

    Me gusta

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s