¿Involución hacia la segregación en el sistema educativo?

involucionUna involución es, según la RAE, la “detención y retroceso de una evolución biológica, política, cultural, económica, etc”. Y, por desgracia, cada vez hay más evidencias que indican que es eso precisamente lo que está pasando en el ámbito de la educación del alumnado con capacidades diferentes (que no discapacitados): se está produciendo una involución, es decir, la detención y retroceso, desde la inclusión a la segregación.
Han sido muchos años de lucha, reivindicación y esfuerzo para superar, primero, la exclusión, luego la segregación y, justo ahora que ya se estaba superando la integración y estábamos peleando por la inclusión, suenan las alarmas. Unas alarmas preocupantes porque lo conseguido con mucha paciencia a lo largo de muchos años puede retroceder, casi de golpe y porrazo, a situaciones ya superadas… ¡hace muchos años!
Una primera piedra de toque han sido los recortes en educación. Hace apenas un par de semanas publicamos la entrada ¿Freno a la escuela inclusiva? en la que os dábamos cuenta de una información de la que se hizo eco el Blog de Anna. Según la misma, los recortes en educación en Catalunya están dificultando los recursos para facilitar la inclusión, hasta el punto de que se constata “cierta tendencia a volver a la escuela especial en detrimento de la ordinaria”. Eso es la segregación.
Sin embargo, lo que motiva esta entrada y el título de la misma son las posibles consecuencias que la aplicación de la recién aprobada LOMCE, la nueva reforma educativa, puede tener para las personas con discapacidad intelectual y, en concreto, para las personas con síndrome de Down.
Aunque las preocupaciones sobre las posibles consecuencias han estado presentes entre las asociaciones y colectivos, ha sido Delmiro Prieto, presidente de DOWN Galicia, quien le ha puesto el cascabel al gato y ha hablado con claridad del retroceso que puede suponer.
Lo ha hecho en una entrevista publicada en eldiario.es que podéis leer íntegramente en el siguiente enlace: “La LOMCE excluye del sistema educativo a las personas con discapacidad intelectual”.
Unas de las preocupaciones que quedan de manifiesto en la entrevista de Delmiro Prieto es precisamente que “se va a echar por tierra todo lo que se ha venido consiguiendo hasta la fecha con mucho sacrificio y conduce a todo lo contrario a lo que llevamos hecho”. Entre los motivos para esta afirmación está que la aplicación de reválidas, las pruebas de ciclo, los aumentos de ratios de alumnado por aula o la pérdida de profesorado de educación de apoyo van a contribuir a que “aunque se permita el acceso a personas con síndrome de Down o con otras necesidades educativas específicas, poco a poco van a ir quedando marginadas”. En definitiva, no van a poder formar parte del colectivo educativo y “volverán a tiempos que ya creíamos olvidados.”
Prieto explica que el sistema actual permite adaptarse al alumno para que pueda ir evolucionando ya que no solo se contempla el aprendizaje o los conocimientos académicos, también se tiene en cuenta la socialización, la integración, el conocimiento mutuo, la convivencia por parte de todo el mundo en lo que es común a todos.
La LOMCE y sus reválidas van provocar que el alumnado con alguna dificultad quede excluido del sistema y pasarán a ser desconocidos para el resto: “Todos formamos parte de la misma sociedad pero, en la medida en que no la conocemos, tenderemos a ser segregadores y marginadores del diferente.”
Para entender alguno de los logros que pueden perderse de aplicarse la nueva ley aporta un dato concluyente: en la actualidad, entre quienes han optado por el sistema educativo ordinario “en la población con síndrome de Down, hemos pasado de un analfabetismo del 80% a que en estos momentos prácticamente no exista”.
Por último, plantea el serio riesgo de que con la aplicación de la nueva ley, el Estado traslade la responsabilidad de la formación de las personas con síndrome de Down a las familias y a las organizaciones sociales. Eso o a la educación especial: de la inclusión a la segregación.
No podemos dejar de recordar la existencia de la Convención Internacional de las Personas con Discapacidad, ratificada por España, en la que claramente recoge el derecho a la educación inclusiva. Pero sólo recordando no se consigue mucho. Así que habrá que pensar en que si “volvemos a tiempos que ya creíamos olvidados” también habrá que volver a reivindicar de la misma forma. ¿Servirá de algo la mencionada convención? Como en tantas ocasiones, para el respeto a los derechos de las personas (de cualquier persona) no basta con que estén aceptados sino que requiere de la reivindicación y del esfuerzo por hacerlos valer. Va llegando el momento de tomar posiciones para hacerlo.

31x21

About these ads

¡Nos interesa tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s